mobile isologo

    Ushuaia, tocando los clásicos. 25/04/2024

    Abr 26, 2024

    0
    Ushuaia, tocando los clásicos. 25/04/2024
    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Buenas y gracias por leernos nuevamente. En esta oportunidad, les quiero contar sobre mi último viaje a Ushuaia, con mis 3 amigos de toda la vida. Esta hermosa ciudad, supo ser la más Austral del Mundo (ahora ese título le corresponde a Punta Arenas) y es la capital de la provincia argentina de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (si no lo sabías: Sí, Ushuaia es la legítima capital de las Islas Malvinas).

    Antes de viajar

    Recomiendo antes de viajar (en general), organizarse para ver qué tenemos tiempo para hacer, siendo lo más realista posible. Por nuestro lado, contábamos con 3 días, y la razón por la que pudimos llevar adelante todas las actividades que queríamos hacer fue porque lo planificamos con tiempo de anticipación.

    Recomiendo esto porque algunas atracciones no manejan los mismos horarios en todo el año, incluso algunos senderos pueden estar cerrados, por lo que es importante informarse con fuentes oficiales y por lo menos anotar lo que cada uno quiere hacer. En nuestro caso, ingresamos al sitio web oficial de la Secretaria de Turismo de Ushuaia: https://turismoushuaia.com/zonas/ciudad-ushuaia/

    Equipaje: Ushuaia es una ciudad muy fría (incluso en verano). Para estos destinos siempre recomendamos ropa térmica, gorro, bufanda y guantes, y el clásico abrigo tipo "cebolla" (ropa que sea fácil de sacar una vez que entramos en calor, especialmente si nuestro plan incluye actividades deportivas o de senderismo).

    Cada destino cuenta con un sitio dedicado al turismo. Si no encontras información sobre la ciudad que querés visitar, podés enviarnos un mail a bloglamochila@gmail.com y nosotros te ayudamos. Siempre informate bien antes de viajar.

    Ushuaia como destino.

    Lo mejor es viajar entre Enero y Abril, que es lo que puede llegar a ser considerado como temporada alta (aunque Abril ya es un mes en el que la afluencia disminuye y el clima sigue siendo agradable). Es mucho lo que hay para hacer en Ushuaia, por lo que por la cantidad de días, decidimos tocar los clásicos, poco a poco vamos a ir revisándolos. Esta parte sirve para hablar de Ushuaia como destino y ver cómo está de preparada.

    La mejor manera de llegar a la ciudad es por avión, ya que la conexión terrestre requiere cruzar a Chile y realizar un tramo en ferry (puede ser una experiencia interesante, pero no la recomendamos para viajes cortos). También existen cruceros, pero es poco el tiempo que tienen en tierra. El Aeropuerto de Ushuaia está perfectamente equipado, bien mantenido y fácil de transitar, además de ser accesible para personas con discapacidad.

    Para el transporte interno en la ciudad, elegimos manejamos con la app Uber: los viajes no son caros y se confirman rápido. Cabe destacar que en general los ushuaienses son altamente amables.

    Desde el punto de vista gastronómico, Ushuaia es un lugar caro para comer afuera, por lo que si están buscando no gastar demasiado, recomendamos alojarse en un departamento o apart que les permita cocinarse. En nuestro caso, nos alojamos en el departamento "Mi segunda a casa" (se encuentra en Booking), bien ubicado y con todas las comodidades. Si bien la gastronomía es excelente, es necesario buscar el lugar correcto. Para elegir ese lugar, recomiendo la máxima de mi tío, Juan Manuel: "Siempre que vayas a comer, anda a dónde esté la gente del lugar, si hay gente es bueno".

    Nosotros fuimos a cenar a la "Parrilla La Estancia" https://maps.app.goo.gl/U4Bw1CNvsax26VKM6
    y la recomendamos al 100%. Pedimos dos parrilladas para dos (les recordamos que viajamos cuatro personas) y sobró mucha comida. Excelente atención del mozo, que nos preguntó sobre nuestro punto de la carne, nos envolvió lo que sobró con un extra de pan y hasta nos dió recomendaciones de la ciudad. Dentro de los lugares caros, este se destaca por los precios.

    Vamos con el itinerario día por día.

    Día 1: Canal Beagle y el centro de Ushuaia.

    Llegamos al alojamiento alrededor de las 13:00, nos cambiamos y salimos para el muelle turístico de Ushuaia. A 50 metros se encuentran las oficinas, dónde se pueden contratar diferentes catamaranes. Es posible reservar con tiempo, para lo cuál se puede acceder a esta web y elegir el proveedor: https://turismoushuaia.com/prestador/navegacion-islas-bridges/?lang=es_AR Nosotros viajamos con Canoero y la experiencia fue muy buena, hasta nos calentaron agua para el mate.

    Acá se pueden hacer dos navegaciones. 1) Visitar la Isla Martillo y hacer observación de pingüinos, y
    2) Visitar las Islas Bridges y hacer un pequeño sendero.

    Nosotros optamos por la segunda opción, ya que cuando según la web de Ushuaia, viajamos fuera de temporada de pingüinos (estos se pueden encontrar entre los meses de Octubre y Abril, aunque para sacarse las dudas siempre conviene llamar al proveedor de excursiones con anterioridad). Si no tienen mucha experiencia con este tipo de situaciones, recomendamos comunicarse con su agencia de viajes amiga para que les ayuden a organizar el viaje.

    La embarcación que nos llevó hacia las Islas Bridges la embarcación realiza el tour varios idiomas: Español, Inglés, Portugués y Francés. Algo a destacar es la historia y naturaleza del lugar, recomendamos viajar en la proa ("adelante") del barco para admirar mejor los paisajes.

    Luego de la embarcación, fuimos a dar una vuelta por el centro de Ushuaia, lleno de locales de ropa. Hay pocos supermercados (en el centro). Los precios en general en Ushuaia son altos por lo que hay que viajar con esa idea.

    Algunas fotos:

    Día 2: Tren del Fin del Mundo + Parque Nacional Tierra del Fuego.

    El Tren del Fin del Mundo es uno de los clásicos en Ushuaia y es una de las principales atracciones. Algunas cosas a tener en cuenta:

    • Se recomienda comprar entradas de antemano para asegurar el horario que queremos. Hay varias salidas, pero la mejor es a las 09:00 AM. El recorrido de ida dura aproximadamente una hora y media, por lo que tomando el tren en ese horario les va a permitir disfrutar del resto del Parque Nacional desde el mediodía. Se puede conocer el recorrido y contratar las entradas en este link: https://www.trendelfindelmundo.com.ar/

    • El tren nos cuenta la historia del "Tren de los presos", ya que se utilizaba para transportar a los mismos para participar en la tala de árboles, y nos cuenta un poco más de contexto de cómo vivían.

    • Hay descuentos para estudiantes en el Parque Nacional Tierra del Fuego (para esto hay que comprar las entradas cuando canjeamos los tickets en la boletería, ya que el tren entra al parque).

    En nuestro caso, arrancamos a las 12:00 y volvimos a las 16:00. Eso nos dió tiempo de hacer un sendero completo y parte de otro. Recuerden llevar algo para almorzar, así pueden ganar tiempo de caminata, y llevarse sus residuos con ustedes.

    El Parque está perfectamente señalizado y es altamente recomendable ir, incluso dos días por ejemplo. En nuestro caso hicimos el sendero "Cruce Ruta 3 - Ensenada", es muy sencillo y está al lado de la estación de tren. Una vez terminado nos deja en la "Ensenada Zarategui", que es una playa en dónde se puede ver el Canal Beagle, las montañas y si hacemos el sendero "Senda Costera" (de una dificultad media), podemos llegar a Bahía Lapataia. Nosotros no pudimos hacer tanto por el horario del tren, pero recomiendo hacer esos dos senderos, más que nada porque se trata de un paisaje diferente, rodeando la bahía, además en otras partes del territorio se pueden hacer senderos que nos adentren en el bosque o la montaña y de una dificultad superior (Véase el día 3 y el sendero "Cañadón de la Oveja"). Si querés más información podés ingresar a esta web, con toda la información sobre el parque: https://turismoushuaia.com/zonas/parque-nacional/

    Algunas fotos:

    Día 3: "Sendero cañadon de la Oveja / Laguna del caminante" y la cueva de hielo.

    Este día que parece el título de una película, fue el día más agotador, pero valió completamente la pena.

    Comenzamos a las 10:00, ingresando por una tranquera (no está señalizada pero es intuitivo llegar a este lugar, ya que es el único camino), seguimos por una vía marcada en el campo hasta llegar al inicio del sendero, que se va a ver así:

    Luego de pasar dos tranqueras y caminar 1 kilómetro por el campo, encontramos este cartel y ahora sí, arranca el sendero.

    El ingreso al mismo cuenta con cartelería descriptiva en muy buen estado y consta de 3 partes: 1) El bosque, 2) La montaña y 3) La cueva de hielo. Aclaración: La llegada a la cueva NO ESTÁ SEÑALIZADA; de hecho, está prohibido ingresar (las personas que lo visitan lo hacen contra su propio riesgo, cosa que desalentamos). Es peligroso acercarse a la cueva debido a que un turista brasilero falleció tras que le caiga una piedra de hielo en la cabeza. Desde entonces, el sendero no está marcado y es peligroso ir. El archivo del camino va a ser subido a instagram en reel, ya que no pude sacar la cámara para sacar demasiadas fotos.

    Primera parte, el bosque: Ingresamos en el mismo a través de una senda angosta, dificil de caminar por el barro y con algunas partes en subida muy empinada, tenemos que ir agarrándonos de la madera de árboles caídos para pasar. Toda esta parte consta de un sendero señalizado y marcado, es imposible perderse, sólo hay que seguir las direcciones. Si bien esta parte es complicada por el barro, no nos cansamos demasiado (excepto en algunas subidas muy empinadas), pero no se compara para nada con la segunda parte que se trata de atravesar la montaña. Esta parte dura aproximadamente 2-3 kilómetros

    Segunda parte, la montaña: Una vez que salimos del bosque comienza la parte más difícil del sendero. Primero tenemos que empezar a subir, en zigzag (de todas formas es empinado) y cuesta, fue la parte más cansadora para mí. Después de subir, podemos comenzar a bordear la montaña, en dónde hay que tener MUCHO CUIDADO (está lleno de nieve y piedras sueltas, por lo que si no prestamos atención nos podemos caer). Más allá de eso, la vista es inmejorable y valió cada segundo de desgaste físico. Poco a poco vamos a comenzar a subir aún más y vamos a encontrar cada vez más nieve, que hace que el camino sea resbaloso. Esta parte dura aproximadamente 7 kilómetros. En un momento al agarrar una curva, bajó un viento helado que casi nos tira a los 4: momento de agachar la cabeza y, en el peor de los casos, tirarse a la nieve del costado más alto de la montaña para evitar caerse y así esperar a que pase el viento (que nos congeló). Al terminar la curva, vamos a poder empezar a bajar a una parte más plana, cruzar el cauce de un pequeño arroyo de deshielo y empezar a subir una cuesta que nos va a llevar a la cueva. Acá yo ya estaba muy cansado y no quería subir más, la verdad es extenuante.

    Tercera parte, la cueva de hielo: Si seguimos el sendero, vamos a llegar a la "Laguna del Caminante" (lugar para el que recibimos muchas recomendaciones pero no pudimos llegar por el clima y nuestro propio cansancio). Está prohibido ingresar a la cueva y de hecho pueden multarnos si nos acercamos demasiado, por lo que con verla de lejos estamos bien. Vale totalmente la caminata de 11 kilómetros hasta la misma, ya que se ve de esta manera:

    Nosotros subimos por esta parte:

    Acá estoy yo de referencia ya que tal vez no se aprecia lo grande que es.

    Tras comer en unas piedras mojados, cansados y muertos de frío, comenzamos a bajar con la ayuda de Pituca y Magallán. Pituca es una perrita que nos siguió (ya tenía ese nombre) y Magallán es su amigo que también nos siguió, no sabemos si porque estaban aburridos o porque tenían hambre, capaz las dos.

    La vuelta es mucho más sencilla, porque uno ya conoce el camino y para nuestra suerte, salió el sol y pudimos ver el valle y la montaña con el mejor atardecer posible.

    Era la primera vez que hacíamos un sendero así de difícil y siendo, completamente honesto, fuimos poco preparados. Llevamos agua para mate, café (que se enfrió), poca agua, poca comida (1 manzana, una banana y 3 sandwiches para cada uno), ropa y equipo inapropiado, ya que llevamos poca ropa térmica, yo me olvidé los guantes, nadie tenía zapatillas de trekking, nadie tenía palos de trekking (que hubieran ayudado bastante) y no llevamos ropa impermeable. Tuvimos suerte porque a mitad de camino caía una cascada con agua de deshielo que aprovechamos para cargar las botellas.

    Si vas a hacer este sendero, no cancherees, andá bien preparado, abrigado y liviano. Podés llevar un par de medias para cambiarte o alguna remera en caso que te mojes.

    Tras volver al departamento caímos rendidos, fue un sendero de unos 22 kilómetros, con caídas y golpes, pero que valió completamente la pena. Las vistas son hermosas, el camino es interesante y propone un desafío que volvería a hacer todos los días. De hecho si vuelvo a Ushuaia voy a hacerlo de nuevo, caminando hasta la cueva, pasando por la laguna y volviendo por el otro sendero (que es la ruta originalmente pensada). En la ruta original, uno entra por un lado de la montaña y sale por el otro, que se conoce como "Andorra".

    Día 4: Museo Marítimo y del Presidio de Ushuaia & vuelta a casa.

    Tras un buen desayuno, fuimos caminando hasta el museo (error, no me daban más las piernas). De entrada, recomiendo al 100% ir: es un clásico y son varios museos en uno! La entrada tiene descuento por ser estudiante universitario, así que llevate el certificado de alumno regular, porque te va a servir en todos lados (comentario aparte pero obligado: que privilegio estudiar en la universidad pública que es de las mejores de Latinoamérica). Es accesible para personas con discapacidad y ofrece una audioguía, así que llevate los auriculares.

    El museo no sólo ofrece "La historia de los presos" y sacarte una foto con el "Petiso orejudo", es mucho más que eso. Podemos conocer la historia de las misiones antárticas de Argentina (recordemos que somos los mejores en la materia), toda la historia militar de la isla, diferentes comparaciones de cárceles en todo el mundo, galerías de arte, demostraciones de explotación de hidrocarburos, información sobre especies de aves y moluscos, la historia de las comunidades indígenas de la zona cono los Yaganes como principal protagonista y los Selkam fuera del territorio de Tierra del Fuego.

    Nosotros estuvimos aproximadamente una hora y media. La verdad da para muchísimo más, aproximadamente 3 horas, así que anda con tiempo y ganas de aprender, es muy interesante y económico visitarlo. No te quiero contar mucho más, visitalo vos y contanos como te fue: https://museomaritimo.com/

    Tras visitarlo, volvimos al departamento, fuimos al aeropuerto y pegamos la vuelta a Mar del Plata.

    Agradecimientos

    A mis amigos: Ramiro, Luciano y Santiago, de toda la vida que me acompañaron en este viaje, nunca me dejaron sólo y fueron la mejor compañía.

    A Pituca y Magallán por acompañarnos.

    A Eze por ayudarme con la corrección de esta entrada.

    A todas las personas que nos dieron información y nos bancaron. Sobretodo a Cecilia que nos pasó los datos de como llegar a la cueva de hielo.

    Y especialmente a quienes se hayan tomado un ratito para llegar hasta acá.

    Pituca:

    La Mochila Blog

    Si te gustó este post, considera invitarle un cafecito al escritor

    Comprar un cafecito

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar