mobile isologo

    Rendezvous de una burguesa

    seigi117

    Abr 29, 2024

    Empieza a escribir gratis en quaderno

    ¿Quién es el mentiroso? ¿Quién es el ilusionista? La víctima hace de villano y el villano finge a la víctima. En este mundo donde las contradicciones son la eterna niebla cenicienta de una ciudad incendiada, ¿podrías distinguir el mal del bien?

    Una donación anónima, una lluvia de balas de plata atraviesa mis pies por tercera vez y me ata al suelo con esposas hechas con mi propia sangre, sudor y lágrimas. Deja de mirarme con esa mirada santurrona y despectiva tuya. Enorgulleciéndose tontamente de una moral estrechada por sus propias manos torpes, es la burguesía del amor. Puedo decirlo, por la forma en que tus aretes tintinean melódicamente y tus guantes apestan con esa fragancia embriagadora y floral.

    Una vez más, la burguesa deambula por la ciudad gris. Ataviados con prendas ostentosas y deslumbrantes, caminan con los colores del arcoíris. Como caracoles de lava, incineran el mundo en su magma perezoso. ¿Quién es el tirador y a quién le disparan? En la ciudad de nadie, sólo los ecos hirientes de los disparos de pensamientos suicidas despiertan a las autoproclamadas suculentas de los sentimientos. Eres uno de ellos, ¿no? Mira tus dedos inhumanos, huesudos, como garras, que sujetan con tanta fuerza la pluma del ángel y respóndeme de una vez, con firmeza: ¿quién eres?

    Una vez más, ese olor a podrido se abre paso en mis pulmones inexpertos, quemando ligeramente parte de mi tráquea. Bang-bang, gritas desesperadamente pidiendo ayuda. Bang-bang, veo la etiqueta colgando entre los mechones sintéticos de tu cabello. Bang-bang, pero tus ojos empalagosos guardan la supernova más maravillosa que he visto en mi vida. Sé que las cenizas nunca llegarán al vacío en el que me convertiré, pero solo puedo sentirme asentir a una entidad fantasmal antes de quitarme la chaqueta que intercambié con el diablo. Sin expresión, corro hacia ti como un ciervo tratando de salvar a su hijo y me permito preguntarme si el sonrojo en tus mejillas es real. Sin embargo, en poco tiempo, mis manos temblorosas soltaron la chaqueta de piel diabólica y la confiaron ansiosamente al aroma de algodón de azúcar. No lloro por nadie, tu sombrero es demasiado grande para verlo.

    "No queda mucho tiempo" me advierten las nubes que giran rápidamente antes de flotar en el horizonte de humo

    "Creo que mi corazón lo sabe"

    No queda mucho significado de la ciudad ahora que los edificios comenzaron a retorcerse en sus propios núcleos llenos de odio. Sus dagas como fragmentos de vidrio caen del cielo cual lluvia de diamantes, la calle es el campo de batalla designado de tal actuación divina. Aturdidos por el maravilloso escenario, los inciertos guantes rosas se aferran al vacío de humo antes de retirarse a sabiendas a su segura cueva de perfume. Como era de esperar, el anochecer ha caído sobre el torturador al final.

    Y en un arrebato de manía provocada por la déchéance de tu misma puesta de sol, la princesa de color arroja una pistola al charco gris sobre los rascacielos y más allá. En poco tiempo, el sonido de dos disparos resuena entre las calles yermas de solo cenizas y fragmentos de cristal. Aplastados por la gravedad y abrazados por el infierno, dos cuerpos colapsan uno contra el otro. Nadie podía realmente ser salvado.

    —Tú eres el verdadero monstruo, — una voz agonizante se volvió carmesí.

    seigi117

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar