mobile isologo

    Principio de humanidad, para Sofía.

    May 27, 2024

    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Semejante revés, cuánto me duele la cabeza. Se suma a tantos que van cayendo uno tras otro. Mis últimos meses, específicamente mis últimas semanas, vienen siendo cachetadas constantes, que marean pero no tumban, a un impensado atleta de artes marciales. Revelador, después de pensar tanto tiempo que no sirvo para nada llegan estas sorpresas.

    Algunas veces recaigo y creo en la suerte, pienso que por fin los astros tienen y siempre tuvieron que ver con todas nuestras cosas, y que si de verdad no estoy pudiendo hilar mis pasos en algo tiene que ver la luna; y otras veces más sensatas vuelvo a recordar mi enamoramiento absurdo y hermoso, y sé que miro a la luna porque me devuelve algo de humanidad, transito un particular encanto, me dispongo de tan hermosa manera que todo se tiñe de ternura. Mi edad no cambia, es algo más profundo, me pasa también con ciertos juguetes que siempre quise de niño y hoy cada tanto obtengo. El primer encuentro, cuando los estoy esperando pendiente del correo… Semejanzas cuando esperaba que salga al recreo aquella que me enloquecía, y era hasta el momento de vernos, ni hablar de las pocas veces que me hablaba, entonces rompo los empaques y me desbordo de inocencia. Me incinera la luna, me incinero jugando.

    Cuán violento puede ser un reto, de pronto los niños escuchan las voces pesadas y los gritos que los espantan, revolean los juguetes, se esconden donde pueden. Siempre pienso en estas cosas; incluso injustificadamente solo porque los adultos tienen malos días y los niños solo están siendo.
    Siento también que me retaste.

    De pronto me llené de miedo y me cuesta saludar a las personas, y pienso que no es compatible con mis años. Tengo vergüenza, me cuesta presentarme, a veces hasta me tiembla la voz. No falta el comentario inoportuno de por qué no acepto que me presenten a alguien. Imaginate tener que convencer a alguien que vale la pena algo de todo esto.

    Resisto, por ahora es el punto. Pasan los años y no decaigo, algo muy dentro persiste e insiste, me convence en los peores días. Es una especie de hibernar, estoy en pausa, esperando. No sé a quién ni sé muy bien qué. Creo que la luna me puede dar alguna pista.

    Me pediste que me apague, pero fijate lo que pasa cuando le tirás un vasito de agua a semejante incendio.

    PibedeVictoria

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar