mobile isologo

    Noche sin rostro

    Fernando

    Abr 1, 2024

    Noche sin rostro
    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Recuerdo aquella noche en la solitaria ruta del norte argentino, cuando como camionero decidí detenerme al costado de la carretera para descansar. Sin embargo, lo que viví esa noche quedará grabado en mi memoria para siempre.

    Apagué el motor del camión y me acomodé en la cabina, preparándome para una merecida noche de sueño. Pero apenas cerré los ojos, los golpes y ruidos extraños comenzaron a resonar a mi alrededor. Traté de ignorar los ruidos, convenciéndome de que eran solo producto de mi imaginación. Pero no podía negar la realidad de los golpes que resonaban en la noche. Parecían provenir de todas partes a la vez, como si estuviera rodeado de una presencia maligna e invisible.

    La atmósfera se volvió cada vez más opresiva, y un escalofrío recorrió mi espalda. Me sentía atrapado en una pesadilla de la que no podía despertar. Los ruidos se volvieron más intensos, más agresivos. No iban a parar. Entonces, encendí el motor del camión y las luces iluminaron la oscuridad. Frente a mí, parado sin hacer nada, vi lo que parecía ser una persona, pero sin rostro. Un ser terrorífico que desafiaba toda lógica y comprensión.

    El miedo me invadió una vez más, y sin pensarlo dos veces, pisé el acelerador con todas mis fuerzas, dejando atrás aquella figura espeluznante. A medida que me alejaba, la sensación de peligro y opresión disminuyó gradualmente, pero el recuerdo de aquel ser sin rostro se quedó grabado en mi mente.

    Desde aquel encuentro aterrador, he escuchado historias de otros viajeros que han experimentado encuentros similares en esa misma ruta. Parece ser que aquel ser sin rostro acecha en la oscuridad, esperando a los desprevenidos viajeros que se aventuran en la noche.

    Así que, si alguna vez te encuentras en esa solitaria ruta del norte argentino y ves una figura sin rostro, no te detengas, no te acerques. Mantén tus luces encendidas y sigue adelante sin mirar atrás. Porque, en medio de la oscuridad, hay horrores indescriptibles que acechan, y el rostro que falta puede ser el tuyo.

    Fernando

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar