mobile isologo

    escena del crimen.

    MerAnie

    Jun 11, 2024

    escena del crimen.
    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Otra vez recorro la escena del crimen. Creí haberla dejado atrás, pero una vez más he reconstruido cada momento. Había tomado el arma por ti, le había dicho a los policías que había sido mi culpa, que yo había sido la responsable y me había entregado para ser condenada, en la audiencia justifique los hechos, aunque ante la duda razonable me dejaron libre.

    Hoy camino una vez más en la escena. Veo el cuerpo ensangrentado; escucho los gritos en medio del llanto. Avanzo a través de la escena del 13 de enero y posteriormente del 4 de junio. Reconstruyo cada momento y pienso en lo que pudo haber cambiado. Pienso en lo que debí decir en lugar de quedarme callada. Pienso en mi defensa silenciosa y mi culpa.

    He pensado en ello porque durante el fin de semana hable de lo que pasó, pero contrario a lo que dictó el juez, está vez determinaron que yo tuve la culpa por enamorarme. Después pensé que hablar del tema comenzaba a darme fatiga, así que creí que estaba superado. Escribí que yo había sido la entrometida en tu vida; volviéndome tu propia víctima y cómplice al mismo tiempo.

    He pensado en ti hoy porque mientras veía una serie no pude evitar sentirme identificada; sin embargo, temo avergonzarme en decir que no como la protagonista, sino, como la amante herida que le llora a la novia oficial por lo que pasó. Recorde el 13 de enero: la imagen de ella y tú abrazados; recordé mis lágrimas resbalando por la mejilla. Recordé que si no tuviese instinto, sería condenada. Recordé que yo pude haberme visto en el papel de amante herida, y no importa que hiciera, no tendría justificación.

    Dije que te odiaba, pero en realidad no lo hago. Yo tomé el arma por ti mientras te susurré que te fueras; yo decidí quedarme ahí para que los policias no tuvieran que buscarte. Cuando las sirenas se detuvieron en medio de la oscuridad, entre lágrimas y miedo, supe que era el momento de entregarme, mientras rogaba que estuvieras bien, y no volví a buscarte... a pesar de la última mirada que no supe interpretar.

    Hoy me permito no verte como un monstruo; sino, como un humano que está aprendiendo del mundo. Que te equivocas y tienes miedo, y avanzas en un mundo que a penas conoces. Hoy me permito humanizarte y perdonarte. Simone de Beauvoir escribió a Nelson Alquier: «Adiós, cariño, me da la sensación de que no puedo seguir siendo tuya, por más que te guarde en mi corazón la misma ternura hacia a ti que te he tenido siempre», y me pesa confesar cual identificada me siento.

    Ya no soy tu cómplice, ni tu victima. No espero que te sientas culpable al pensar en mi o al escuchar mi nombre; mucho menos espero la compasión que no merezco. Solo espero que empieces a tomar mejores decisiones. Si es verdad que todos los asesinos regresan a las escenas del crimen, volverás; sino, esto debe tomarse como una despedida.

    MerAnie

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar