mobile isologo

    Despegue

    Abr 7, 2024

    0
    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Desde el momento en que llego al aeropuerto se sintió inundado por la emoción. Hasta ese instante su mente había estado ocupada repasando las horas y los lugares que iba a visitar, los papeles de la visa, sus otros documentos, el dinero que llevaba guardado en su riñonera abajo del pantalón, la forma de llegar desde el aeropuerto a la ciudad y un sinfín de pormenores logísticos y cosas que podían salir mal. Pero no había pensado en el viaje en si; iba a estar 9 horas volando antes de llegar a su destino y la idea de contemplar el mundo desde el aire empezó a alegrarlo de una manera que ni él entendía.

    Al pasar migraciones vio el avión desde la ventana de la sala de espera y su excitación se hizo mas fuerte. Le saco una foto y la subió a sus redes sabiendo que quien lo viera seguramente no entendería lo que el sentia en ese momento; después de meses de preparación, de varios cambios de fechas, de quedarse sin acompañante, de dudas y de miedos, el viaje del que tanto había hablado y que tantas noches lo había mantenido en vilo estaba a punto de empezar. Intento sentarse junto a la ventana pero no aguanto mucho tiempo, a los 5 minutos se paro y empezó a caminar en círculos, sin perder de vista el aeronave que lo esperaba al otro lado de la manga.

    Fue del ultimo grupo en embarcar y para evitarse molestias decidió dejar su mochila bajo sus piernas; no ocupaba tanto espacio. Se sentó del lado de la ventana, echo un ultimo vistazo a la noche de primavera que iba a dejar de lado y mando un mensaje a su familia para avisar que ya estaba listo, seguramente lo estuvieran viendo desde las ventanas del aeropuerto, pero el no llegaba a distinguirlos. Al poco tiempo se oyó la voz desde el altavoz pidiendo que se apagaran los celulares y el avión empezó a avanzar despacio hacia una punta de la pista. Al cabo de unos minutos se detuvo y dio vuelta hasta quedar frente a una larga recta por la que debía hacerse el despegue.

    Las azafatas empezaron con las instrucciones de seguridad mientras los motores empezaban a calentarse y las alas se iban poniendo en posición. El ruido fue haciéndose cada vez mas fuerte a medida que pasaba el tiempo y la emoción empezó a ser incontenible para él. Al poco de terminar con las instrucciones y de comprobar que todos tenían los cinturones las asistentes de vuelo se sentaron en sus lugares y el avión empezó a carretear por la pista.  Arranco con fuerza, ganando velocidad a medida que avanzaba y empujando asi a los pasajeros contra el respaldo de sus asientos. Podía ver por la ventana como avanzaban y sentia bajo sus pies las vibraciones que venían desde el piso, cada vez mas fuertes hasta el momento en el que despegaron y sintió como las ruedas se despegaban del suelo de hormigón y el gigante de metal quedaba suspendido en el aire. En ese momento fue que sonrió ampliamente, embargado de una felicidad que no podía disimular; había sido mágico, mucho mejor de lo que se acordaba de la ultima vez. Dejó que la sensación lo embargara y siguió sonriendo sin motivo hasta que trajeron la comida.

    Ese proceso se repitió otras 4 veces a lo largo de su viaje y en todas tuvo la misma reacción, esa alegría irracional por estar sobre la tierra y sentirse suspendido en el aire, sin noción del tiempo y del espacio, atrapado en el momento y en el paisaje.

    Jean Valjean

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar