mobile isologo

    Cuando Batman visitó Rosario

    Mar 8, 2024

    0
    Cuando Batman visitó Rosario
    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Finalmente ocurrió. La ayuda que Rosario tanto necesitaba. Aquel día, una multitud se congregó en Oroño al fondo para recibir a Batman. El bati móvil apareció por la autopista tirando humo por todos lados, con un ruido intenso que incluso dicen que sobrepasó los sonidos de los traga monedas del casino. Allí, en medio de la gente, un escenario improvisado con micrófonos de todas las cadenas nacionales e internacionales esperaban al encapuchado, junto con el gobernador y el intendente. El hombre bajó del imponente vehículo rodeado de una nube de murciélagos y recibió la ovación de toda la ciudad. Tomó la palabra el gobernador:

    -Queremos agradecerle profundamente al compañero Bruce...-

    -Shhhh...¡boludo!- interrumpió el enmascarado al ver como decenas de años de identidad oculta se iban por la borda en un segundo.

    -Perdón. Agradecemos profundamente a Batman aquí presente por venir a colaborar con el problema que azota a la ciudad de Rosario-

    Batman, entonces tomó la palabra, no sin antes esquivar una camiseta de Newell's que le habían tirado para que firmara.

    -Seré escueto. He mantenido el orden de Ciudad Gótica durante años. He combatido a los criminales más peligrosos del mundo. Rosario estará en orden - saludó brevemente con la mano, se sacó una foto con los políticos de turno, se subió al bati móvil y se fue entre aplausos.

    Los medios se hicieron eco de la noticia. Por ejemplo el portal local RosarioPlus publicó en twitter: "Bienvenide amigue murcielague" (acompañado de un emoji de dicho animal). En tanto el diario La Nación, sacó un artículo interesante: "Batman en Argentina. 10 maneras de matar un murciélago en su casa". Crónica metió placa roja: "Menos mal que no fue Gatubela, los rosarinos se la iban a comer". Clarín tituló: "el insólito caso del millonario que lo dejó todo para ayudar a los pobres". El título de TN fue quizás el más desconcertante, aunque no por ello menos atractivo: "Batman en rosario ¿Es Cristina la Hiedra Venenosa?".

    El hombre buscó instalar una bati cueva exprés, y no encontró mejor lugar que la parte más alta del teatro El Círculo. Allí, no sólo se mantendría lejos de los malhechores, si no que se ahorraría el trabajo de tener que llevar murciélagos extranjeros. Además, podría ver gratis algunas óperas.

    Esa misma noche, salió en su bati móvil a recorrer la ciudad, su primera experiencia no fue del todo buena: arrancó por Pichincha, viniendo por Catamarca, en la esquina de Alvear y teniendo paso el superhéroe, casi choca con un taxista que no frenó. Se detuvieron unos metros adelante, se bajaron:

    -¡¿Que haces, pelotudo?!- gritó el taxista.

    -Disculpe, ciudadano, pero el paso lo tenía yo, además...no se si me ve bien... pero yo soy Batman.

    -Que carajo me importa a mí si sos Batman, Superman o El Chapulín Colorado. Me llegas a tocar el coche y te bajo todos los dientes-

    -Señor... repito, soy Batman ¿usted de verdad quiere luchar conmigo?-

    -Ahora vas a ver, murcielaguito- dijo el taxista mientras sacaba una barreta del asiento trasero de su vehículo. Batman, en tanto, decidió subir al bati móvil y evitar arrancar con el pie izquierdo golpeando a un ciudadano que quizás había tenido un mal día.

    A las pocas cuadras, el enmascarado fue detenido por un control de alcoholemia. Sorprendido y sin entender demasiado que sucedía, conversó con los agentes de turno:

    -Carnet, tarjeta verde y seguro por favor-

    -Disculpe agente... soy Batman...-

    -Yo soy Osvaldo. Carnet, tarjeta verde y seguro-

    -Es que no le puedo revelar mi identidad, sepa comprender, debo combatir el crimen de forma oculta-

    -Y yo entonces debo remitirle el auto al corralón... salvo que...-

    -¿Por que no completa la frase, agente?- preguntó el incrédulo héroe.

    -Usted me entiende... con dos mil estaríamos bien-

    -Déjeme ver si comprendo bien ¿usted cree que yo estoy en falta y que no debería poder manejar pero a cambio me pide dinero para dejarme hacerlo?-

    -No la haga más larga, varón. Pague y siga. Ah, y además usted viene de afuera, en dólares por favor-

    Batman, una vez más, decidió cortar por lo sano y evitar el conflicto. Le dio al hombre lo que pedía y siguió con su, hasta ahora inútil, patrulla.

    A las pocas cuadras, Catamarca y Francia, Batman no vio un pozo mal señalizado de Aguas Provinciales que se encontraba allí desde el año 2017 y dejó medio bati móvil adentro. Entre que llegó la grúa y lo pudieron cargar, se le hizo de día. La ciudad amaneció con un muerto por robo, dos por balaceras y cuatro locales gastronómicos amenazados. El encapuchado se llenó de impotencia por no poder evitar todo aquello. Además, el mecánico le pasó 10000 dólares de presupuesto para arreglar todo el tren delantero del bati móvil: "Hay que pedir todos los repuestos a Ciudad Gótica, vale una fortuna. Es eso o te pongo todo chino y capaz te dura dos días" fue su justificación.

    Al día siguiente, Batman comenzó a redimirse: a las tres de la tarde, en San Luis y Entre Ríos, pleno centro rosarino, un motochorro le arrebató la cartera a una señora que por allí pasaba. Batman, que estaba apostado en la terraza de la mercería de la esquina, saltó sobre el ladrón y lo redujo. Se llenó de aplausos y siguió. A las pocas cuadras, detuvo a dos mecheras que se llevaban 17 jeans de Pola Nola. Más adelante defendió a un hombre de un trapito que intentaba rayarle el auto si este no le daba dinero a cambio de "cuidárselo". Minutos después, impidió un asalto al McDonald de San Martín y Córdoba, cuatro hombres armados con cuchillos intentaban llevarse la recaudación del día, ante el terror de los comensales, incluyendo al comisario de la segunda, que allí se encontraba casualmente comiendo una Big Mac.

    Esa noche, Batman volvió a su bati cueva, exhausto, habiendo contabilizado un total de 153 posibles crímenes evitados. No obstante, al otro día, el diario La Capital tituló: "Tres muertos en barrio Tablada por enfrentamiento entre bandas ¿Donde está Batman?"

    El enmascarado supo entonces que para poner en orden la ciudad, debía atacar a las bandas narco criminales. Y así lo hizo, uno a uno los fue cazando y llevando ante la justicia. En cuestión de cinco días, metió presos a 250 tipos. Sin embargo, al sexto día, se empezó a encontrar con criminales que ya había derrotado hacía algunas horas. Desorientado y asombrado, decidió ir a hablar con un juez importante de la provincia, ante la inquietud de Batman, el magistrado respondió "estoy atado de pies y manos". El superhéroe supo entonces que su lucha debía ir aún más lejos: comenzó a desenmascarar públicamente a todos los policías y jueces que eran cómplices de los delitos. Pero claro ¿ante quién respondían ellos?

    Batman empezó a sufrir un hostigamiento atroz: le quemaron el bati móvil (que no había quedado bien arreglado), le dejaron murciélagos muertos en la puerta del teatro. Le mandaron un sobre con la foto de Robin y una bala. Luego pasaron a la acción física: lo tirotearon en cada esquina de la ciudad, lo golpearon entre decenas de sujetos y hasta lo tiraron atado al Paraná. El encapotado supo entonces que ya nada podía hacer, se sintió superado y decidió marcharse.

    Al volver a Ciudad Gótica, lo esperaban El Guasón, El Pingüino, Dos Caras, Capitán Frío, Harley Queen y El Espantapájaros. Batman los abrazó fuerte y les dijo: "los extrañé, nunca más me voy de Ciudad Gótica".

    Emiliano Oliva

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar