mobile isologo

    El discurso amo y los estándares de belleza

    Dec 22, 2023

    0
    El discurso amo y los estándares de belleza
    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Hace unos meses atras, se hizo público un caso que involucra a una destacada artista de la televisión argentina que falleció debido a la mala praxis de un cirujano plástico. Lo cual me llevo a diversas reflexiones que intentare explicar a continuacion.

    Lo que llamamos en psicoanálisis como “Discurso amo” hace referencia a una estructura discursiva en el cual éste representa el discurso del poder y la autoridad. En esta, una entidad o una persona (“el amo”) ejerce el control y dominio sobre otros individuos o grupo, lo que se posiciona de manera jerárquica. Desde esta posición, dicta y dirige los comportamientos y pensamientos de las personas.

    Este "discurso amo" tiene un impacto significativo, deja efectos en los sujetos. El psicoanálisis no lo desestima, ya que considera que este es necesario para mantener el orden. Pero también es necesario que este exista para que se pueda producir otro tipo de lazo singular, otro tipo de subjetividades y posicionamientos ante este discurso amo.

    A partir de este punto, podemos explorar varias facetas relacionadas con nuestro contexto actual. Podríamos argumentar que en nuestra sociedad existe un "discurso amo" que, de manera explícita o implícita, establece que las mujeres de hoy en día deben cumplir con ciertos estándares de belleza para ser consideradas valiosas, reconocidas e incluso dignas de ser vistas. Varios medios refuerzan este "discurso amo" de manera implícita, siendo las redes sociales, a través de su llamado "algoritmo", el principal vehículo para mostrar públicamente lo que se considera "digno y relevante": cuerpos femeninos hegemónicos e inalcanzables. Además, otros medios de comunicación, como la televisión o los reality shows, promueven de manera contundente la idea de que es necesario alcanzar el estereotipo de belleza que rige nuestra época. Esto se suma a una sociedad capitalista y consumista que ofrece soluciones al vender lo que "necesitas": cirugías estéticas y tratamientos corporales que prometen transformarte en la imagen de las principales modelos y artistas del momento.

    Este "discurso amo" es tan dominante que a menudo ni siquiera nos damos cuenta de que lo estamos consumiendo, lo que no sorprende que los consultorios de los principales y más reconocidos esteticistas estén siempre llenos.

    Sin embargo, este "discurso amo" también da lugar a otros posicionamientos singulares. Hoy en día, existen numerosos grupos feministas que se oponen a este sistema y buscan “concientizar” sobre el poder de cosificación que impone esta ideología capitalista y consumista a las mujeres desde una edad temprana, generándose como un movimiento social también imponente en nuestros días. Pero ahora podríamos preguntarnos: ¿y el psicoanálisis? ¿dónde se ubica?

    Pues bien, la técnica psicoanalítica consiste en “no casarse” con ninguno de estos modelos, ningún modelo es el óptimo. Si nos aferramos a cualquiera de ellos, estamos cayendo ante la lógica de los universales y el psicoanálisis justamente se sitúa en el campo de lo singular, en el uno por uno. Siguiendo las palabras de Allouch, este lo nombra como practica una: cada caso que llega a nuestro consultorio debe abordarse como si fuera el primero, en el cual debemos hacer que emerja el método subjetivo y que sea el propio sujeto quien interprete lo que le sucede. Es cierto que el sujeto está influenciado por estos universales, dejando su efecto, pero no nos podemos quedar con eso. Como diría Lacan, a través de un acto analítico, se debe apuntar a entrar a un campo desconocido incluso por el sujeto mismo “pateando el tablero”, es decir, perturbando lo que ya se trae armado. Este acto genera un nuevo saber, y la posición del psicoanálisis consiste en cuestionar ese conocimiento impuesto, poner en tela de juicio, apostando por un saber a producirse.

    Para concluir, quiero citar a Foucault de su famoso libro “Vigilar y Castigar” que me parece pertinente, ya que de él se despliega toda esta dinámica actual:

    "en cuanto al poder disciplinario, se ejerce haciendose invisible".

    Psicopalabras

    Si te gustó este post, considera invitarle un cafecito al escritor

    Comprar un cafecito

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar