mobile isologo

    La Tocaya

    Oct 18, 2023

    0
    La Tocaya
    Empieza a escribir gratis en quaderno

    Se sentó en la cañada con las piernas colgando como un gran señor. Se desabrochó torpemente dos botones de la camisa a cuadros que le quedaba algo ajustada. Me miró a los ojos masticando un chicle, hizo un globo y mientras lo explotaba, dijo:

    -Te quiero aclarar algo, para que no te hagas ilusiones conmigo…es tu amiga la que me gusta, no vos.

    Suspiré y sonreí. 

    Quizás, en sus fantasías pensó que iba a llorar desconsoladamente sobre su pecho al aire o que le iba a suplicar que la dejara para escaparnos juntos. 

    Lo dejé seguir hablando.

    - Pienso que te confundiste… tu tocaya es quien me tiene loco- hizo otro globo con el chicle - con vos estoy un poco por obligación… para hacer buena letra con ella, entendes?.

    Claro que entendía. 

    Yo era la que los acompañaba en cada cita de mal gusto: para verlo comer un choripán grasoso en la costanera, mientras ella pedía ensalada.También, era la que tenía la orden de no dejarla sola en lugares públicos, menos en las fiestas, mientras él se emborrachaba hasta terminar vomitando en la calle.  

    - No quiero que te sientas mal - dijo y me tomó la mano.

    - A mi tampoco me pasa nada con vos…ni me va a pasar- solté su mano- no te pusiste a pensar que a lo mejor vos sos el mal tercio?...

    Se ahogó con el chicle y lo escupió a mis pies. Dió un pequeño salto hacia la vereda y se alejó sin saludarme.


    Paula Dreyer

    Comentarios

    No hay comentarios todavía, sé el primero!

    Debes iniciar sesión para comentar

    Iniciar sesión

    Te puede interesar